Comida congelada y ahorro de CO2

Vale la pena consumir algo de energía eléctrica para congelar la carne ya que es excelente opción para conservarla durante varias semanas frenando el proceso de descomposición. Evitando escribir los cálculos intermedios, este proceso de congelamiento requiere por cada filete de unos 12Wh (watthora, unidad de consumo de energía eléctrica. 12wh equivalen a un foco de 12W funcionando durante una hora) . Pero cuando llega el momento de cocinar, todo aquel que se aventure a hechar la carne a la sartén directamente del congelador cuando aún sigue dura como roca, le será sumamente difícil lograr cocinarla por completo y se llevará una desepción.

Nos vemos en la necesidad de descongelar la carne para que quede suave nuevamente y lista para cocinar, para lo cual tenemos varias opciones que difieren en el tiempo necesario para cada una: la relativamente rápida es colocar el filete bajo el chorro de agua caliente hasta descongelarlo. Hasta donde sé, no conozco cheff que apoye el método por demeritar la calidad de la carne por lo que queda descartado. Otras formas comunes son esperar a que se descongele dejandola a temperatura ambiente  (aproximadamente en unas 5 horas),  metiéndola al microndas  (de 3 a 5 minutos), o sacarla del congelador y ponerla en el refrigerador (aproximadamente en 13 horas).

Analizando estos datos se busca la manera que represente menor consumo de energía. Decía que el simple hecho de congelar un trozo de filete consume unos 12 wh de energía lo que representa una emisión a la atmósfera de 7 gramos de CO2 (Dióxido de carbono). Si a esto le sigue descongelarla de nuevo en el microndas, habrá que sumar 20wh y 19 gramos de CO2. Si se opta por dejarla descongelar a temperatura ambiente no representa costo extra, el calor del aire es gratis y sólo habrá que esperar unas 5 horas. Ahora bien, si se pone a descongelar la carne en el refrigerador, ésta se encuentra inicialmente a una temperatura inferior a la del refrigerador (está congelada) por lo que en realidad ayudará a enfriar el interior del refrigerador y así podemos recuperar una parte de los 12 wh inicialmente invertidos en congelarla (unos 6 wh) y que se perderían al dejarla a temperatura ambiente.

Las opciones en números:

  • Descongelando en microndas: 22 wh, 26 g de CO2.
  • Descongelando a temperatura ambiente: 12 wh, 7 g de CO2.
  • Descongelando en refrigerador: 6wh, 3.5 g de CO2.

Unos gramos de CO2 pueden pintar poco, pero los números se hacen rápidamente grandes si se piensa en todos los días que se hace esto en tantos refrigeradores y microndas diferentes.  Tal vez valga la pena planificar  lo que queremos comer al día siguiente. A parte el lento descongelado en refrigerador es lo más recomendado para conservar la textura y sabor de la comida.

Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: