La toma de rectoría

20130424-001538.jpg

“¿Si los vidrios rotos son violencia el neoliberalismo y su misteria qué son?”

Son penosos los cánticos de los encapuchados que tienen tomada rectoría y que van cantando por toda la UNAM “Narro es porro” y otras cosas sobre él que no pondré aquí. Los nuevos inquilinos tienen tres muy importantes peticiones para liberar las instalaciones: que se permita el reingreso a cinco estudiantes expulsados del CCH de quienes,  intentando investigar las razones de su expulsión no se concluye nada, porque las autoridades universitarias los acusan de golpear al personal y de actos de vandalismo, como arrojar bombas molotov a la dirección; sus compañeros los defienden diciendo que no es verdad, afirman que eran sólo estudiantes regulares, algunos apunto de terminar el CCH, y que arbitrariamente la autoridad universitaria decidó expulsar, cosa que es muy dudosa pues para que se expulse a un estudiante y aún más, ¡a cinco! es por algún acto grave que haría inaceptable su regreso. Como segundo punto, piden la educación gratuita para todos (educación para el hijo del obrero en sus propias voces). Dejan de ir a la escuela y van a romper los vidrios de rectoría para que el hijo del obrero aproveche el lugar que ellos no. Y para redondear las peticiones, piden salir impunes y sin represalias por sus actos y vidrios rotos.
A esto se suma una cadena interminable de quejas por una serie de atropellos cometidos hacia ellos, abusos de autoridad universitaria, instalación de torniquetes y sistemas de seguridad en su plantel, abusos por parte de la policía, y un largo etc. Lo que no se escuchó, fue ¿cómo es que eso pudo ser? Lo explican como un acto de poder arbitrario por parte de la autoridad.
Reduciendo el conflicto a los problemas fundamentales, el fin no justifica los medios. Siguen siendo demandas vacías interminables y no justificadas. Me recuerda la historia de la toma de la universidad donde las peticiones eran infinitas e incumplibles y la policía término por desalojarlos.
La gravedad de estos actos es que desde los últimos cuatro sexenios ha estado sobre la mesa la idea de aplicar el nuevo modelo neoliberal mexicano a la universidad pública, y este tipo de vandalismo ubica a la universidad como débil y poco funcional desde su interior, lo cual coloca a la educación de paga como la opción viable.
Debería considerarse dejar que un puñado se apropie de nuestra universidad y se tomen el tiempo que quieran para ocuparla. Al no tener fundamento la invasión, tiene que caer pronto por su propio peso antes de que autoridades o universitarios se cansen de esperar.

Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: